La ejecución de políticas públicas en materia de seguridad fundamentadas en enfoques eminentemente represivos ha generado una crisis de violencia social en el país. Las cifras de homicidios son alarmantes, convirtiendo a El Salvador en uno de los países más violentos del mundo. Junto a ello, existen otros problemas asociados a la inseguridad como los robos, hurtos, extorsiones, desapariciones, violencia hacia las mujeres, que tiene su culmen en el incremento de los feminicidios, ejecuciones extrajudiciales, desplazamiento forzado, crisis del sistema penitenciario, enfrentamientos armados de los cuerpos de seguridad y la constante participación de militares en tareas de seguridad pública, todo lo cual vuelve aún más complejo el problema de inseguridad.

La situación de violencia y delincuencia está asociada a varios factores, entre ellos el incumplimiento de los derechos fundamentales  por parte del Estado, en medio de una larga historia de exclusión social de las grandes mayorías, producto de los modelos económicos implementados desde la fundación de la República, la debilidad de las instituciones del sistema de justicia, la falta de voluntad política para implementar o crear marcos normativos especiales para la prevención de la violencia que incluya la reinserción y rehabilitación, la falta de atención a las víctimas de la violencia social, la instrumentalización de la problemática de seguridad pública por diversos actores políticos, las debilidades del sistema educativo, entre otros.

Bajo tal perspectiva, FESPAD considera como aspectos claves para abordar la problemática, desarrollar acciones de prevención y convivencia para el fortalecimiento del tejido social, la construcción de una cultura de paz desde las comunidades, la eliminación de todas las formas de violencia contra la mujer,  la interlocución de las instituciones del Estado con la población, sobre la base de un enfoque de derechos humanos y crear una institucionalidad democrática, que ponga al centro de su actividad la dignidad de las personas,  en consonancia con el artículo 1 de la Constitución de la República.

En tal sentido FESPAD, a través del Programa de Seguridad Ciudadana y Justicia Penal desarrolla acciones a nivel comunitario, de diálogo con instancias municipales y del Estado en general, entre éstas con miembros de las comunidades y contribuye a la articulación con Organizaciones de las Sociedad Civil para trabajar por la defensa de los derechos humanos, tanto a nivel nacional como internacional.

Ejes temáticos del PSC y JP

  • Prevención de la violencia, transformación de conflictos y cultura de paz;
  • Sistema penitenciario y derechos de las personas privadas de libertad;
  • Prevención de violencia armada;
  • Equidad de género y prevención de la violencia hacia las mujeres
  • Derechos de la población LGTBI;
  • Atención a víctima de violencia social;
  • Justicia transicional;
  • Justicia Restaurativa.